reflexivo_nostalgico.jpg

Sobre mí

El mundo cambió, y no es una metáfora, es un hecho que tomó lugar. Se puede tapar el sol con un dedo, con la lucidez de que es una eficaz (y temporal) ilusión. Por eso insistir en tomar decisiones basados en el ego, la presunción o la intuición es desaprovechar el poder de los datos, y arriesgarse en este mundo a perder.

Por eso me apasiona convertir los datos dispersos en información para decidir, caracterizar problemas, alinear y monitorear estrategias y objetivos, controlar y optimizar procesos, reducir costos y hacer visibles aspectos indeseables a ser resueltos. Me gusta saber buscar datos y saber leer datos, y hacerlo con el enfoque de la organización o empresa. Durante 15 años he atendido empresas grandes y medianas, clientes locales y extranjeros, organizaciones públicas y privadas dedicadas a servicios financieros, retail, mayoristas, farmacéutica, entre otros.

Hombro a hombro con mis clientes he conocido distintas filosofías organizacionales, visiones, personalidades, culturas, metas, desafíos, objetivos y requerimientos, y sé con claridad que servir a sus objetivos será para usted como la experiencia de quien encarga un traje hecho a la medida: la solución ajustará bien.

Comparto mi historia

Estudié Ciencias y Artes Militares, y como cadete ocupaba el tiempo libre en mis dos primeras pasiones: el tiro de precisión y la computación. Mi más novel aplicación la desarrollé en la academia a los 18 años: una base de datos de los cadetes de mi pelotón. Comandé como oficial unidades militares, pero nunca dejé de hacer aplicaciones; un sistema administrativo, otra aplicación que facilitaba el reporte de operatividad del destacamento... En 1998, fui enviado a estudiar al Navsciatts, Base Naval de Rodman, Panamá, antes de la entrega del canal, y allí vi por primera vez una sala de comando y control del ejército americano. Me enamoré súbita e irremediablemente de los sistemas de seguimiento y control, y a partir de ese suceso empecé a estudiar cómo se fabricaban. La fascinación por aprender aún persiste, veintitantos años después, luego de 3 transformaciones tecnológicas vividas (cliente-servidor, web y cloud).

En 2001, a los 24 años, el mundo militar había quedado atrás. En un momento de cambios y juventud me dediqué al servicio público. Ocupé altos cargos en la administración pública hasta mi retiro innegociable en 2004. El paso por la administración me curtió con la experiencia en la ejecución de proyectos. Al momento de mi salida había conceptualizado, definido, formulado y dirigido 11 proyectos exitosos en seguridad, desarrollo económico, salud y tecnología.

Entre 2002 y 2005 cursé estudios de postgrado en administración y finanzas, y solicité mi traslado al postgrado de Gerencia de Proyectos de la Universidad Católica Andrés Bello, en Caracas, del que egresé como especialista en 2005, año en el que fundé DEICA, empresa dedicada a la formulación de estudios técnicos económicos. Durante 2 años formulamos más de 20 proyectos en diversos sectores.

En 2007 conocí Qlikview e Illuminate, productos de Bussiness Intelligence (BI), con los que obtendría la capacidad de construir dashboards, en aquel entonces la visualización de los datos era la gran limitante a resolver. Junto con mi equipo, me trasladé a España a estudiar la tecnología Qlikview, obtuvimos la certificación como desarrolladores Illuminate (el visualizador era Qlikview), y completé la formación con matemáticas, estadísticas e investigación de operaciones, de forma autodidacta. A partir de ese año, la empresa se dedicó al diseño, desarrollo e implementación de proyectos de BI. Había cumplido un propósito: fabricar aquel software que vi en la base americana, y DEICA se había transformado en una empresa de tecnología. En 2008 volví a España a estudiar Bussiness Process Management System (BPMS) en Auraportal, y fui certificado como consultor BPMS.

Durante 10 años, DEICA nunca paró de desarrollar proyectos de BI de gestión de datos para el sector privado: banca, retail, mayoristas y farmacéutica. Un total de 12 proyectos, y me complace decir que la empresa repitió, por lo menos, con otro proyecto para cada uno de los clientes atendidos. Paralelamente, en 2010, fundé la finca Organa, otra de mis grandes pasiones. Inició producción en 2012, y me aparté de la actividad en 2017. Mi trabajo como productor, aunque corto, me aportó una experiencia que atesoro, y a la que hago constante referencia.

En 2016 inicié mis estudios en programación con Python, en desarrollo de aplicaciones web con el framework Django, y en ingeniería de datos y big data con Google Cloud. Los clientes ahora disponían de todo el poder del ecosistema de data análisis y data science que Python ofrece, así como con la alternativa de construir infraestructuras de gestión de datos en software libre o propietario.

A finales de 2017 cerré DEICA, y me centré en el aprendizaje de análisis de datos con Python para consolidar mis conocimientos en el desarrollo de aplicaciones web analíticas y ciencia de datos. Desde entonces ejecuto proyectos de gestión de datos fuera de Venezuela, mi tierra natal.

Diría que la estrategia, la tecnología y los proyectos me definen. Me dedico a lo que me gusta y sé hacer: proyectos y datos. Hacer mío su problema y solucionarlo, entender cómo funcionan las cosas y mejorarlas. Aprender cada día formas más eficientes de crear valor es mi forma de vida.