La verdadera transformación digital y los monitores de estrategias, procesos y proyectos

La diferencia entre enfoque y ejecución y el caos

Esta es otra era: alineación, enfoque y control para ser ágil, innovador y cliente céntrico

promo2_2.png Esteban Luna

Cuando empecé a escuchar el término "transformación digital", ya hace algunos años, me pareció un concepto sugerente. Cuando lo empecé a escuchar hasta la saturación y en boca de personas que poco tenían que ver con la tecnología pensé, lo confieso, otro concepto popular y vacío. La propuesta me resultó superflua, por lo menos ajena a mis intereses, incluso engañosa, y me dedique a otros temas.

En aquel entonces, comenzó una "transformación digital" centrada básicamente en las redes sociales y en un incipiente marketing digital. Esa ola generó el fenómeno del "influencer", el riesgo de las fake news con un radio de difusión superior al conocido y trastornos por el uso excesivo y la sobreexposición en las redes sociales... No me hizo, insisto, mucha gracia. No me resultó atractivo, porque en mi concepto la transformación digital era y es mucho más profunda; relacionada con datos, estrategias y procesos, diría que la transformación digital es radical. Un fenómeno parte aguas: un antes y un después. Y agregaría que esa realidad puede gustar más o menos, ser incómoda o desconcertante, pero lo cierto es que sería tonto soslayarla como individuo y como empresario.

Desde el marketing digital, por ejemplo, se comprende que el momento decisivo para la compra, el momento cero de la verdad (ZMOT, por sus siglas en inglés), ocurre en cualquier lugar frente a un dispositivo móvil o de mesa. Eso significa que cambió a nivel mundial el comportamiento del consumidor (investiga en internet, compara y publica su opinión) y, por supuesto, el de las marcas y organizaciones, que aprenden a reaccionar, microsegmentan y llegan a aceptar públicamente sus fallos.

transformacion_digital_interno_1.png

Desde el enfoque, ahora más maduro, observadores lúcidos escriben y difunden el impacto de la transformación digital. Brian Solis, analista digital, antropólogo y futurista, reconocido mundialmente como uno de los líderes de opinión más destacados en el terreno, define la transformación digital así:

"La realineación de o la nueva inversión en tecnología, modelos de negocios y procesos que impulsen un nuevo valor para los clientes y empleados, logrando así competir de manera más efectiva en una economía digital tan cambiante". Y aclara que "La transformación digital abarca más que el tema digital, se trata de remodelar el negocio para que sea ágil, innovador y centrado en el cliente". Asimismo, toma el viejo esquema del modelo de madurez de capacidades de software, y a partir de allí construye sus seis etapas de la transformación digital.

Partiendo de las investigaciones, conclusiones y perspectivas de Solis, plantéese siguientes preguntas:

¿Sin disponer de un monitor de estrategias, es sensato intentar acelerar mi capacidad de generar nuevos modelos de negocio? ¿Realinear a la organización para que compita eficazmente en una economía digital en constante cambio?

¿Es lógico invertir tiempo, dinero y esfuerzo en mejorar mis procesos para generar un nuevo valor a mis clientes y empleados, sin disponer de un monitor de procesos que me permita conocer si mis iniciativas son efectivas?

¿Emprender una cruzada para remodelar el negocio, que sea ágil, innovador y cliente céntrico, sin un monitor de proyectos, sería como estar en medio del mar sin brújula o GPS?

La mayor parte del caos en la transformación del que habla Solis, es producto de la falta de control y métricas. Los monitores de estrategias, procesos y proyectos pueden ayudarlo a ganar la carrera de la transformación digital.

Si le apasionan o preocupan los temas de data analytics, alineación estratégica, optimización de procesos y control de proyectos, contácteme. Será un gusto conocerlo y responder cualquier duda.

Tags:
Transformación Digital